Somos materia, evidentemente porque tenemos un cuerpo físico, pero también somos energía y en función de nuestro estado de ánimos emitimos una frecuencia más alta o más baja.

Por la ley de la resonancia, resulta que atraemos aquello que vibra en la misma frecuencia que nosotros; eso quiere decir que si estoy feliz, de buen humor, alegre, mi frecuencia vibratoria va a ser elevada y atraeré situaciones, gente que esté en esta misma frecuencia; por lo mismo que cuando este enfadado, triste, decaído, voy a traer a mi vida situaciones, gente y todo aquello que tiene la misma frecuencia vibratoria.

¡ Interesante verdad !

¿Y eso que quiere decir?

Muy fácil. ¿No te pasa que a veces tienes un mal día y que detrás de una cosa mala te pasa otra y entonces te planteamos que hubiese sido mejor no levantarte de la cama?. Pues en estos casos lo ideal es PARAR, tomarse un pequeño “respiro” para ELEVAR LA FRECUENCIA de nuestra vibración. ¿Cómo? ¡Siendo feliz! ¿Cómo? Cada uno a su manera (haciendo algo que te guste: escuchar música, quedar con alguien que te cae bien, contemplar cosas hermosas….)

Está claro que es muy importante mantener alta nuestra frecuencia vibratoria, incluso cuando nuestro propósito es perder peso.   ¡¡¡Nada fácil!!!

Dietas que nos prohíben comer lo que nos gusta, ejercicio que no siempre nos apetece hacer, dejamos de salir y socializarnos porque es imposible compaginar dieta y salida con los amigos, etc….

¡Pues ya existe un método para bajar de peso manteniendo nuestra frecuencia vibratoria alta! Sin prohibiciones, sin peleas con la comida y sobre todo SIN ANSIEDAD, lo que te permite sentirte bien, tranquilo y feliz. ¿Por qué no le echas un vistazo? Ir a Banda Gástrica Virtual para ver de qué se trata.